Descripción

Descripción

domingo, noviembre 17, 2019

Guía Políticamente Incorrecta del Calentamiento Global



Este libro es un esclarecedor y documentado ensayo sobre uno de los temas más candentes y de mayor repercusión mediática en estos momentos. Tras una aparente uniformidad, C. Horner pone de manifiesto la ausencia de consenso científico sobre el tema, y denuncia lo que a su juicio son campañas de tergiversación y de ocultación de datos. Con el rigor de multitud de datos y fuentes, con una clara vocación divulgativa y con una mordaz crítica e ironía frente a los movimientos ecologistas, Horner desmonta paso a paso muchas de las dogmáticas aserciones que oímos repetidas generalmente en muchos medios de comunicación. Algunas de las tesis que se defienden en este libro: Solo una minúscula porción de los gases de efecto invernadero son de emisión humana, y no está demostrado que el CO2 sea el causante del calentamiento. El clima siempre está cambiando, con o sin influencia humana. Las tormentas, temporales y huracanes no son más fuertes ni más frecuentes que en el pasado. El Medioevo fue significativamente más cálido que hoy, y fue una edad dorada para la agricultura, la innovación y la expansión de la vida. El polo norte se está calentando, pero el polo sur se está enfriando. Las mediciones de temperatura no indican tendencias globales. Aún así, si aceptáramos el método de las temperaturas medias, lo que se ha producido es un descenso de las mismas desde 1998.

“Viendo que el comunismo no funcionaba, el ecologismo se convirtió en el vehículo anticapitalista preferido, consiguiendo el dinero y la adoración de empresas, de Hollywood, de los medios de comunicación y de las élites sociales. Los grupos ecologistas de presión se han convertido en un próspero sector económico que mueve dos mil millones de dólares. Gran parte de su presupuesto procede directamente de la cartera de los contribuyentes, a través de subvenciones para campañas de "educación y concienciación públicas" y artimañas en el congreso diseñadas para subvencionar a los "abogados" verdes.
Engendrado a partir de la escisión que en la década de 1970 se produjo entre los anti-modernistas del movimiento conservacionista, el "ecologismo" ha madurado hasta convertirse en una pesadilla para cualquiera que crea en la propiedad privada, los mercados abiertos y el Estado limitado. A los grupos ecologistas de presión no les interesa limitar los poderes del gobierno, ni expandir las libertades individuales. Todo lo contrario, las reivindicaciones ecologistas apelan sin excepción a avanzar el intervencionismo estatal.
Las demandas ecologistas se han convertido en argumentos trillados de retórica política (...) La locura verde ha causado tales estragos que figuras políticas respetables (y el antiguo presidente Bill Clinton) afirman que la utilización de la energía moderna supone "una amenaza mayor que el terrorismo".

Igual que sucede con otras cruzadas políticas que no pueden ganar sus batallas en las urnas, los verdes ven ahora su mayor esperanza en los tribunales y en los organismos supranacionales.

Las grandes empresas sienten el calor que desprenden no sólo los grupos ecologistas, sino los verdes espabilados disfrazados de inversores institucionales. Aun así, esta efusión de lucro que dirige la industria hacia los verdes es en parte una respuesta débil y generada por la presión, una búsqueda vana de aprobación a través de regalos de dinero envueltos en disculpas. Las grandes multinacionales, de hecho, fomentan el alarmismo verde para desfavorecer a los competidores o para obtener otros beneficios, muchas veces en forma de regulaciones (...) que les benefician, fruto de favores de los políticos de turno. El mundo de la empresa y los verdes unen sus fuerzas para presionar a favor de su estrategia y sus intereses, a veces para subir los impuestos energéticos y otras para obligar a todos los consumidores, ricos y pobres, a consumir productos más caros que, de lo contrario, tardarían años en abrirse camino en el mercado, si es que alguna vez lo conseguirían. Se trata de un acuerdo dulce que asegura el éxito en lo que a desbancar a la competencia se refiere.
[...]
Verde por fuera, rojo por dentro
(...)

Los partidos políticos que ostentan el nombre de "verdes" se han ganado el mote de "sandías": verdes por fuera y rojos por dentro. En Estados Unidos, el programa del Partido Verde va mucho más allá de (...) combatir la contaminación e incluye planes dramáticos para la redistribución de la riqueza. El Partido Verde cortejó a Angela Davis, la eterna candidata vicepresidencial del Partido Comunista y miembro de los Panteras Negras. Líderes del Partido Verde alemán como Petra Kelly y sus colegas se opusieron a la entrada de su país en la OTAN y confesaron ser "muy tolerantes" con sus vecinos comunistas, la Unión Soviética, durante los momentos más álgidos de la Guerra Fría.
Mientras que el estridente anti-anticomunismo de los medios de comunicación norteamericanos impide que se tome en serio cualquier comparación con el comunismo, los puntos en común entre verdes y rojos son profundos, y van más allá de la esfera del control de la población y de la restricción de las libertades individuales y de la libertad económica.

Tenga en cuenta que, en aquellas zonas del mundo donde el ecologismo tiene su mayor influencia (Europa, principalmente), el socialismo y el antiamericanismo siguen siendo fuerzas políticas vitales y complementarias. Como los izquierdistas de la vieja escuela, los ecologistas creen seriamente en la destrucción del capitalismo; en su caso (pese a las evidencias), creen que a través del capitalismo estamos destruyendo nuestro único planeta (los datos nos cuentan otra historia, naturalmente). De hecho, algunos de los antiamericanos más virulentos nacidos en Estados Unidos, como Susan Sontag y Betty Friedman, difundieron sin la menor vacilación el dogma ecologista, augurando la futura división del movimiento.
Para el ecologismo moderno, y para decirlo de forma muy sencilla, el enemigo es la economía libre. Más concretamente, el enemigo del ecologista moderno es el capitalismo, y el ecologismo es simplemente el vehículo elegido.
La ironía de todo ello resulta relevante si recordamos el historial ecologista del comunismo. Zonas enormes de la antigua Unión Soviética han sido declaradas "áreas de desastre ecológico". Sabemos ahora que la URSS enterró en el subsuelo, a menudo cerca de sus principales ríos, prácticamente la mitad de toda la basura nuclear que (...) produjo a lo largo de treinta años. Los comunistas enterraron también basura nuclear en el Mar del Japón. Se produjo también el desgraciado accidente de Chernobyl, un desastre mortal inimaginable en naciones libres (P. J. O´Rourke explicaba que los comunistas eran incapaces de construir una tostadora que no destruyera la salita del desayuno).


La gente: el enemigo
Es importante no perder la perspectiva de la antipatía que los verdes sienten hacia la gente. Bajo el punto de vista de los ecologistas, gente equivale a contaminación.
La prensa del Reino Unido, izquierdista y masivamente intervencionista y defensora del Estado-niñera, resulta maravillosa en cuanto a esclarecer lo que nuestra élite piensa. Reflexione sobre lo siguiente: "La gente es el mayor problema de nuestro problema", citando al afamado naturalista sir David Attenborough, o la frase del profesor Chris Rapley: "La Tierra está demasiado poblada para alcanzar la Utopía". Esta última frase, pronunciada en la BBC por el director del British Antarctic Survey, fue desagradablemente acompañada (...) por imágenes de escuálidas personas de raza oscura, por si acaso el público no había captado bien el mensaje.
Cuando los seres humanos normales ven otro ser humano, vemos una mente, un alma y un par de manos. Los verdes sólo ven un estómago. La proliferación de nuestra especie resulta exasperante para nuestros amigos verdes, que desde hace tiempo vienen prediciendo estrambóticas cifras de población y el consecuente desastre nutricional, e insisten obstinadamente en que el tamaño actual de la población es "insostenible", una afirmación que llevan repitiendo desde hace décadas. Según fatalistas como Paul Ehrlich, la población adecuada o "sostenible" de la Tierra se sitúa entre uno y dos mil millones de personas; por encima de esta cifra, la hambruna está garantizada. Curiosamente, en un planeta que "se muere de hambre" y alberga cerca de seis mil millones de personas, se ha declarado una epidemia de obesidad.
Pese a esta aversión a la superpoblación, existen pocas pruebas de que los ecologistas se "despueblen" desmesuradamente (a pesar de su tendencia a ser fumadores compulsivos). Todo lo contrario, en general, los verdes sugieren que sean otros los que lleven a cabo los sacrificios necesarios para salvar el planeta.
Esta realidad, combinada con la visión de las personas como elemento contaminante, explica por qué los grupos ecologistas valoran ahora la actitud "ecológica" de un político según su postura respecto al tema del aborto. Cuando la League of Conservation Voters publicó su evaluación correspondiente a 2001, en la que otorgaba a los miembros del Congreso de Estados Unidos una puntación según su simpatía por el medioambiente, el voto a favor de ampliar la ayuda estadounidense a organismos abortistas extranjeros contó como "pro-medioambiente".
  




Greta Thunberg, Cambio climático 

Entradas populares